lunes, 29 de diciembre de 2014

Queridos Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Tal y como dije ya el año pasado, "no se trata de desear que el siguiente año sea mejor, sino de ser nosotros mejores cada año". A estas alturas no se si es algo que he cumplido o no, aunque mis esfuerzos hayan estado dedicados a ello. No obstante, en algo si que han mejorado las circunstancias respecto al año anterior, y es que por fin este curso he podido estrenarme como maestro interino.

Así pues, os pido fuerzas para poder ejercer con éxito y esmero mi función docente y al mismo tiempo poder abordar con tesón mi preparación en el duro proceso que supone ser opositor, además de fortaleza para aguantar y resistir ante las múltiples situaciones adversas que los utópicos como yo nos encontramos en nuestro día a día cuando intentamos demostrar, con nuestro trabajo y esfuerzo, que otra Educación es posible.


Es por eso que os pido un Sistema Educativo abierto y flexible donde todos y todas podamos disfrutar de una educación pública, gratuita y de calidad que se adapte a las necesidades de los tiempos y de los diferentes contextos, personas y entornos de aprendizaje. Además os pido una mejora en la formación docente, más adaptada a la práctica y a los paradigmas de la época en la que nos encontramos, y una mejor selección de los mismos a la hora de acceder tanto a las universidades como a los centros educativos, sacando de nuevo a relucir el carácter vocacional de esta profesión.

Para ello, también os pido que se abra la Escuela a la Comunidad, pues sin ésta nuestra función no tendría sentido. Para ello precisaríamos de una Sociedad y de una Política comprometidas con la Educación y con todo lo que esta representa para nuestro desarrollo y nuestro bienestar.

Pido además oportunidades para nuestro alumnado y, que tras una formación integral que aborde por completo todos y cada uno de los ámbitos de la esencia humana, encuentren la manera de desarrollar cada uno su función en la vida, para que así no tengan que sufrir ni la falta de empleo ni la precariedad o el exilio a los que ahora estamos condenados.

También quisiera pediros que deje de tacharse la Diversidad como un elemento negativo y empecemos a valorar todo lo positivo que ésta nos puede aportar, pues, tal y como sostenía el profesor Ángel Pérez en las últimas Jornadas de "Educando para la Vida", "no se trata de respetar la diversidad, sino de celebrar la diversidad". Cuanto tenemos que aprender aún al respecto de este tema, y cuando puede aún aportarnos este tema al respecto de nuestros aprendizajes.

Para finalizar, quisiera pediros también que nunca dejemos de aprender y que nunca dejemos de innovar, que no perdamos ni las ganas de seguir trabajando por mejorar las cosas ni la fe en que podemos hacerlo, que sigamos luchando por alcanzar nuestras metas en este complicado proceso que es la vida y de la cuál es fiel reflejo la Educación.

Por lo tanto, creo que no os corresponde a vosotros conceder todo esto que os pido. Ya tenéis suficiente con seguir manteniendo viva la ilusión de nuestros niños y niñas. El resto debe recaer sobre todos y cada uno de nosotros. De nada vale dejar todos estos nobles deseos en manos del destino o del azar, de nada vale desearlos si no se trabaja duro para conseguirlos. Esta es nuestra lucha, es nuestra responsabilidad, y cierto es que no conseguiremos nada de la noche a la mañana como si de un 6 de Enero se tratase, pero es por eso que necesitamos mantener viva también nuestra ilusión de que los esfuerzos de hoy serán los logros del mañana.


La Educación no deja de ser una carrera de fondo, y mantener el ritmo es fundamental para no perecer. Sin embargo, recordad que no estamos solos en este recorrido. Somos muchos, y cada vez somos más, los que anhelamos alcanzar esta meta. Es primordial que nuestro camino lo hagamos en compañía, que nuestra lucha sea compartida, que podamos sentir el apoyo de los unos y de los otros en este cometido.

Por todo ello, daros las gracias desde aquí a todos los que asíduamente me leéis y a todos aquellos que compartís conmigo vuestras penas y vuestras alegrías, vuestros logros y vuestros fracasos, vuestras reflexiones y vuestras inquietudes. La unión hace la fuerza, y esa fuerza debe perdurarnos mucho tiempo más.

¡Muchas gracias una vez más por vuestro apoyo! ¡Que tengáis todos un feliz y próspero 2015!


viernes, 12 de diciembre de 2014

La Educación es Vida, y la Vida es Educación

Este pasado fin de semana fue el tan anhelado puente de diciembre que tantas personas esperan con ansia para poder tomarse un respiro de su día a día cotidiano. Sin embargo, y por suerte, existen personas que, en lugar de buscar descanso y relax esos días, prefieren emplear su tiempo en aquello mismo que les ocupa su vida diaria, pero desde otra perspectiva mucho más enriquecedora y transformadora, que es la que nos vuelve a ofrecer, por segundo año consecutivo, y nuevamente con un gran éxito de demanda, la buena gente de Espacio Cultural Conviven, con sus II Jornadas "Educando Para la Vida".

Verónica Rivera, en su Proyecto Socio-Educativo "Enamóra+e", ya venía defendiendo la idea de que "La Escuela no sólo debe parecerse a la Vida, sino que la Escuela debe ser la Vida". Así pues, hay una cosa que tenemos bien clara, y es el ser conscientes de que de nada tiene sentido educar si no se hace en relación y en conexión con la vida que hay más allá de las cuatro paredes de un aula y teniendo en cuenta a todos los agentes implicados en dicho proceso, pues la Educación es potestad de toda la Comunidad.

Ya en la anterior edición de este evento tuvimos la suerte de conocer y profundizar en distintos planteamientos pedagógicos y metodológicos, y se nos presentaron nuevas formas de entender la educación más allá del modelo tradicional que, pesé a todo, sigue siendo la base en la que se sostiene nuestro sistema actual, y más aún teniendo en cuenta el retroceso que nos supone la nueva ley de educación que ya se ha empezado a aplicar.

Siguiendo este planteamiento, hay una segunda cuestión que tenemos bien clara también: este sistema no sirve para responder a las necesidades educativas que los tiempos que corren requieren. En un panorama como el actual, con la importancia que han demostrado tener, desde un punto de vista científico, las emociones y el plano afectivo y social en el aprendizaje, y con el auge que están teniendo las tecnologías de la información y de la comunicación en nuestra sociedad, no se puede seguir educando bajo ese modelo industrial cuyo cometido es llenar nuestras cabezas de conocimientos puramente académicos y generar buenos trabajadores para el mercado laboral.

En ese sentido, tenemos que cambiar el punto de vista bajo el que funcionan nuestras escuelas, pues no se trata de formar empleados, si no de formar personas, personas con la suficiente autonomía y competencia para ejercer tanto sus derechos como sus obligaciones, ciudadanos y ciudadanas de una comunidad en la que todos debemos convivir y en la que todos tenemos algo que aportar, celebrando nuestra diversidad y respetando nuestras discrepancias.


Eso mismo es, en cierta manera, el reflejo de lo que hemos hecho durante este intenso fin de semana: somos personas diversas que hemos compartido un espacio común y hemos contribuido a que el tiempo empleado en el mismo fuera lo más ameno y enriquecedor posible; hemos compartido nuestras inquietudes, hemos reconocido nuestras limitaciones, hemos expresado nuestras ilusiones y hemos aportado nuestras vivencias, nuestras ideas y nuestras reflexiones, pero, ante todo, hemos establecido vínculos, hemos conectado y hemos compartido todo lo anterior los unos con los otros, y es quizás en esta interacción, en este saber común, donde hemos ganado esa fuerza que necesitábamos para seguir creyendo que otra educación es posible, que existe otra manera de hacer las cosas, y seguir luchando por ello.

Así pues, es fundamental que, en este reto que nos hemos planteado, creemos, mantengamos y ampliemos esas redes personales que establecemos en este tipo de encuentros, ya que sirve para reforzarnos los unos a los otros y no sentirnos solos en nuestro particular ámbito de actuación. 

En esta línea existe ya un grupo de Facebook creado donde podemos seguir en contacto y compartiendo e intercambiando nuestras percepciones y nuestras experiencias entre nosotros, pero me parece sumamente interesante el poder ampliar estas redes hacia otras plataformas como twitter, a través de la cual fui, en la medida que me fue posible, retransmitiendo lo que se iba viendo y trabajando en Conviven bajo el hashtag #EducandoVida. Esta es una práctica muy habitual en otros eventos educativos (como es el caso de EABE) mediante la que se busca que el mensaje llegue al mayor público posible y que invito a poner en práctica en próximas jornadas, pues es increíble lo contagiosa que puede ser la red.*

Después de todo, de eso se trata, de contagiar nuestra ilusión y nuestra energía a cada rincón al que lleguemos, que cada uno, en su particular parcela, aporte su granito de arena a la causa, que, ya sea desde dentro o desde fuera, contribuyamos a crear un nuevo modelo de escuela donde todos tengamos cabida y donde todos seamos tenidos en cuenta, pues la educación no puede quedar reducida a lo puramente escolar y académico: La Educación es Vida, y la Vida es Educación, y en nuestro vivir diario continuamente estamos realizando todo tipo de aprendizajes. En cada nueva tarea que afrontamos, en cada conversación que mantenemos o en cada decisión que tomamos podemos reestructurar nuestros esquemas de pensamiento y nuestra forma de crear, organizar y reorganizar el conocimiento del que disponemos.


Hablamos de un proceso dinámico, y como tal requiere dinamismo. El saber no es un fin, sino un proceso de constante cambio y transformación, mediante el cual vamos evolucionando nosotros mismos y hacemos evolucionar el mundo a medida que lo vamos conociendo. Se hace por tanto realmente necesario, como bien veníamos sosteniendo durante estos días, deshacernos de la mochila que todos arrastramos desde nuestra infancia y romper las cadenas que nos atan y nos inmovilizan, para de esta manera generar un nuevo modelo capaz de dar respuestas adaptadas a las diferentes necesidades que nos vayamos encontrando en cada centro educativo y en cada comunidad.


Para ello, habría que dar por fin respuesta a ese círculo vicioso sobre la disyuntiva de qué es lo que debe cambiar antes, la escuela o la sociedad.

En este sentido, opino que la Educación es un motor de cambio, pero ésta no puede entenderse sin un entorno social adecuado en la que poder desarrollarse como tal, por lo que ambas deben ir modificándose mutuamente en una proceso continuado que seguramente no de resultados hasta largo plazo. Al fin y al cabo, como bien sostenía uno de los lemas que más proliferaron durante el 15M, "vamos lento porque vamos lejos". 


La Educación es una carrera de fondo, requiere constancia, energía y fe por el cambio real. Ya muchas personas han dado el primer paso. Ya muchos colectivos trabajan en diferentes proyectos e iniciativas que servirán de guía y referencia para la escuela venidera. Ya somos muchos, y cada vez somos más. Como bien mantenía yo mismo este fin de semana, "debemos ser la gotas de lluvia que a base de tiempo y de paciencia acaban desgastando el paisaje". Un paisaje cuanto menos desolador, pero en el que aún queda lugar para la esperanza, y ejemplo de ello son las diferentes personas e iniciativas que vinieron estos días a compartir con nosotros su trabajo y sus ideas.

Ahora es el turno de sumar, de cooperar y de avanzar. Cada uno desde su particular frente, pero todos con un objetivo común. La unión hace la fuerza.

Así pues, para finalizar, y ya a título personal, decir que ha sido un auténtico placer volver a formar parte de estas Jornadas y reencontrarme con tantas personas de la anterior ocasión, al igual que también lo ha sido el poder conocer a tanta gente nueva tan interesante y tan involucrada. Es un honor compartir estos espacios con personas que tienen tanta ilusión y que tiene tanto que aportar. Gracias a todos y a cada uno de los asistentes por vuestra participación e implicación. Es un placer regresar a casa con toda esa fuerza que hemos generado y con la cabeza tan llena de ideas. ¡Hasta la próxima! 



*En esta línea os recomiendo recabar información sobre los Entornos Personales de Aprendizaje, también conocidos como PLE.